Share/Bookmark

EL ESTUDIO DE ARQUITECTURA ON-A GANA EL VIII PREMIO INTERNACIONAL DEDALO MINOSSE 2011

El estudio de arquitectura barcelonés, formado por Eduard Gutiérrez y Jordi Fernández, ha conseguido la categoría del Premio Especial Bob Noorda por las obras de reforma de las Estaciones de Metro Drassanes y Sant Andreu, ambas en la capital catalana.
El premio ensalza la figura del cliente como pieza clave en todo el proceso constructivo, un reconocimiento que recae sobre la entidad pública de transportes TMB.


Barcelona, 27 de junio de 2011. ON-A se ha alzado con el prestigioso Premio Dedalo Minosse 2011 en una solemne ceremonia que tuvo lugar el viernes 24 de junio en el Palazzo Trissino de Vicenza (Italia). Sus obras de la reforma de la Estación de Metro Drassanes y de la Estación de Metro Sant Andreu, ambas en Barcelona, han sido la razón por la cual los arquitectos Eduard Gutiérrez y Jordi Fernández han conseguido este galardón especial considerado uno de los más importantes del mundo en el ámbito de la arquitectura, donde se premia la visión y el empuje por poner en marcha grandes proyectos.

Los Premios Dedalo Minosse, que este año han celebrado su VII edición, son únicos en el mundo por su finalidad, ya que reconocen a la figura del cliente como fundamental y estratégica en el proceso constructivo. Se trata, pues, del reconocimiento de un papel positivo y estimulante que crea, junto con la habilidad de los arquitectos, la buena arquitectura. En este caso, ON-A ha llevado a cabo ambos proyectos para la empresa Transports Metropolitans de Barcelona (TMB), cuya actividad principal se centra en la prestación de servicios de transporte público de pasajeros en la ciudad de Barcelona.

Reforma Estación Metro Drassanes

El proyecto de la reforma de esta primera estación de metro de Barcelona se presentó en 2006 y las obras finalizaron en el año 2009. Sobre una superficie de 1.500 m2, llama especialmente la atención la búsqueda de una continuidad de los espacios, desarrollando una sola piel a partir de piezas prefabricadas de GRC (Glass Reinforced Concrete) de color blanco, teniendo en cuenta además que tanto los vestíbulos como los andenes están en una misma altura (algo poco habitual). El resultado es un espacio limpio y luminoso que recuerda el interior de un vagón de tren y la claridad que desprende se prolonga también en el pavimento de terrazo continuo.


En cuanto al pasillo que conecta los andenes, rompe totalmente con la estética de la propia estación al apostar por el acero en tonalidades diferentes de rojo para revestir las paredes, buscando el factor sorpresa en un lugar de paso bastante anodino para el viajero.

Estación Metro Sant Andreu
Un año después, en 2007, ON-A se pone en marcha con la reforma de otra estación de metro, la de Sant Andreu, que finalizaron en 2010. La idea principal en este proyecto fue el de renovar los revestimientos, la señalética y las instalaciones de una forma eficaz y sobria con la mirada puesta en la intervención de la bóveda. Ésta acapara todo el protagonismo gracias a un complejo sistema de luces y proyectores que la iluminan creando diferentes escenas (publicitarias e informativas) y dando vida a un espacio que cada día se percibe de forma diferente por el usuario.

La bóveda se liberó gracias a una estructura metálica de casi 80 metros de longitud apoyada en tan sólo tres puntos, albergando en su interior la señalética y el sistema de focos que la iluminan.

Por ambas obras, ON-A se ha alzado con el Premio Dedalo Minosse 2011 el cual premia la colaboración entre arquitecto y cliente para lograr una arquitectura de éxito y han sido elegidas entre los más de 350 proyectos seleccionados de 52 países diferentes. Abierto a clientes públicos y privados de todo el mundo, la meta del galardón es seleccionar proyectos de arquitectura ya completados, como una buena práctica de la investigación sobre arquitectura contemporánea que confirma la calidad otorgada por una colaboración fructífera entre el arquitecto y el cliente.

El Premio Internacional Dedalo Minosse se creó en 1997, tiene una celebración bienal y es otorgado por la Asociación Profesional de Arquitectos y el gobierno de la región italiana de Véneto. Los galardones entregados reconocen edificios que se han basado en aspectos que el jurado ha tenido en cuenta, como sostenibilidad social y económica; obras inspiradas en la iniciativa Design for All; tratamiento de la iluminación natural; uso sostenible del territorio, de los recursos y de la energía; mejora y conservación del medio ambiente, del paisaje y del patrimonio arquitectónico; utilización de tecnologías innovadoras y materiales; y el desarrollo de las tradiciones y los lenguajes locales.

La exposición de todos los trabajos podrá visitarse del 25 de junio al 18 de septiembre de 2011 en el Andrea Palladio Centre of Architectural Studies (CISA) de Vicenza (Italia).


SOBRE EL ESTUDIO DE ARQUITECTURA ON-A

El estudio de arquitectura ON-A nace en el año 2005 en Barcelona de la mano de dos socios y compañeros de universidad, Eduard Gutiérrez y Jordi Fernández. Ambos, con una creciente reputación internacional, forman parte de una nueva generación de arquitectos que combinan un hábil análisis de los programas arquitectónicos, diseños experimentales y responsabilidad social y medioambiental. Sus obras ferroviarias han ganado varios premios internacionales y, por su parte, son invitados como jurado de concursos y masters, así como ponentes en fórums y escuelas de arquitectura. Una de sus ideas principales es “poner en crisis cómo se han hecho las cosas habitualmente”, tanto a nivel de materiales, como de formas, procesos constructivos, connotaciones sociales, etc. con el objetivo de buscar la innovación, la investigación, conociendo de primera mano las necesidades y exigencias de cada proyecto.

La naturaleza, por un lado, y las referencias digitales, por otro, son parte de su filosofía y para ON-A cada proyecto es único, respondiendo a una dedicación casi artesanal, con un control exhaustivo de todo el proceso, ofreciendo al cliente la visualización previa de su obra en diferentes formatos. Los clientes de ON-A pertenecen a un amplio espectro, desde la Administración y promotores internacionales de gran envergadura, hasta clientes individuales, y trabajan tanto para obra nueva como de rehabilitación.

Su estudio minimalista de 300 m2, sito en el centro de Barcelona, se inauguró en 2009 y, además de lugar de trabajo, también se considera un laboratorio teórico-práctico de arquitectura, así como un taller de maquetas. A su vez, funciona como showroom de los proyectos de ON-A y está abierto a otras empresas y clientes colaboradores. Su estructura abierta, sin barreras visuales, facilita la interacción profesional.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

ARTÍCULOS MÁS VISTOS