Share/Bookmark


La mayor parte de las personas piensan que el proceso de diseño de los arquitectos se trata de un instante mágico, de un momento cumbre de inspiración que surge mientras se toma un café o dando un paseo por la ciudad. Los arquitectos somos artistas al fin y al cabo ¿no es así?. Poca gente sabe del gran trabajo que hay detrás de un proyecto arquitectónico y de la parte técnica que permite que una idea o un dibujo, se materialice en una edificación habitable y disfrutable. El genio es 99% transpiración y 1% inspiración.

Es complicado explicar como vamos concibiendo una idea y de dónde sale eso que los arquitectos somos dados a llamar “concepto”. Para mí, se traduce en un pretexto para contar una historia, un motivo para compartir la vida y tal vez nuestra manera de verla.

Cuando tenemos la dicha de tener un nuevo reto enfrente, comienzan a surgir en la cabeza miles de pensamientos y formas que podrían convertirse en una idea; sin embargo, en el despacho, siempre nos damos a la tarea de reflexionar… Pensar es muy importante antes de actuar.

Se realiza un trabajo profundo de investigación, ¿qué está esperando el cliente? ¿cómo vive? ¿qué necesita?... y cuando se trata de un cliente colectivo es mas complicado, ¿de qué edades son las personas que usarán el edificio? ¿Son locales? ¿Qué tipo de servicio esperan? Y las personas que darán mantenimiento, ¿qué necesitan? ¿Y las que operan el edificio? Dicen que esto nos obliga a ser un poco psicólogos o confesores tal vez, lo que yo creo es que nos regresa al plano humano, a recordar que somos individuos con expectativas, con anhelos y sueños; y por supuesto con necesidades a resolver. El diseño tendrá que responder a todos estos condicionantes, incluyendo, claro está las económicas.

Y con el sitio, sucede lo mismo. Un sitio es mucho mas que un terreno, es la atmósfera en la cual se trabaja, que pertenece a un ecosistema establecido y que además ha estado ahí antes que nosotros. Es otro cliente, al cual le debemos respeto; trabajamos con él, por él y para él.

En ambos casos tendremos la responsabilidad de mejorar su calidad de vida… Y el tema del proyecto, es también todo un acontecimiento; si se trata de un solo espacio, de una vivienda, un hospital, un museo o una biblioteca; con igual empeño nos damos a la tarea de recabar información, visitar edificios ya construidos, hacemos un análisis de lo que ha sido aplicado y cómo ha funcionado…esto nos permite ver qué se ha hecho antes y poner el tema en perspectiva.

Y después de un largo tiempo de investigación, ahora a tomar decisiones. Una reunión o mas bien un retiro casi “espiritual” para tomarnos el espacio necesario y dedicarnos a hacer los primeros trazos, a definir el rumbo apropiado para el proyecto. Esta es la parte mas complicada, dejar de lado lo que no contribuye a una buena propuesta y elegir lo que corresponde. Al fin y al cabo, estamos decidiendo la forma de vida de quien usará el espacio, así que no es nada sencillo.

Las siguientes etapas se concentran en dar solución puntual a cada aspecto, integramos al trabajo – desde las primeras ideas- al gran equipo de especialistas e ingenieros que son parte de nuestros proyectos. Tomamos decisiones en conjunto y discutimos lo que es mejor en cada caso, es una labor muy intensa y a la vez tremendamente satisfactoria cuando vamos obteniendo resultados. Y finalmente, se sintetiza todo en planos y documentos, que por si solos no logran representar lo que hay detrás de cada línea, número y palabra plasmados.

Detrás de cada proyecto hay un sinfín de esfuerzos, voluntades, desvelos, discusiones y decisiones. Para mí, es el momento en el que los astros se alinean y el universo permite que todos los que formamos parte de él – incluyendo por supuesto al cliente y al usuario final- podamos coincidir para llevar a cabo una obra.

Ustedes, ¿qué piensan?
Descargar el boletín completo: http://www.arquidecture.com/pub/pdf_78.pdf

Más información en: http://www.arquidecture.com/

2 comentarios:

Jacobo dijo...

Que lleva bastante razón... Es así constantemente.

Me ha gustado mucho visitar su blog, yo también adoro la arquitectura, y tengo un blog sobre ella. Por si le apetece pasar a verlo, le dejo la dirección.

Un saludo amigo, y siga actualizando el blog.

http://www.jacobogordon.com/

Mario Fernández dijo...

Muy interesante. A mi también mi inspira mucho esta web: http://www.jacobogordon.com/?lang=es

Publicar un comentario

ARTÍCULOS MÁS VISTOS