Share/Bookmark



Una casa donde el mayor valor del espacio está en la introducción de la naturaleza, más allá de las consideraciones puramente funcionales y formales. Una obra de arquitectura donde ha sido diseñado hasta el último detalle y todo responde a la idea original de reforzar el paisaje circundante, generando una dialéctica constante entre el afuera y el adentro.

 Se ha trabajado especialmente en encontrar un equilibrio en la relación con el paisaje e intimidad.

Ubicación: Es imposible hablar de esta casa sin antes mencionar la singularidad de su ubicación. Situada en un cul de sac prácticamente escondido, caracterizado por su tranquilidad y privacidad.


El terreno: un terreno extraordinario, de generosas dimensiones (27,5 x 62m) y excelentemente orientado, circundado por espacios verdes, los que se anexan visual y funcionalmente a él. Contar con esta situación, especialmente en el contrafrente, nos permitió potenciar las visuales principales de la casa, extendiendo el horizonte enmarcado por esbeltas coníferas.

El terreno está dominado por una barrera de añosos y frondosos fresnos, recostada sobre el lateral sudoeste, la que naturalmente marca un límite y genera, entre otras cosas, intimidad respecto al lindero.


Puntos de partida proyectual



La gran barrera natural lateral entendida como protectora de la intimidad, del sol del oeste en verano y permisiva filtrando la luz solar en invierno; el Imponente marco verde como horizonte dominando las principales visuales y la orientación manifestada como la omnipresencia de luz natural, fueron los puntos de partida proyectual.




Con la condición auto - impuesta de “No tocar” ni una sola rama del entorno natural, la naturaleza es el denominador común siempre presente en todos los ambientes de esta casa.

En busca de las orientaciones ideales analizando exhaustivamente el recorrido del sol, y al mismo tiempo, explotar al máximo el ancho de la casa (limitado por las reglamentaciones constructivas del Club de Campo), se decidió rotar la construcción. Esto genera un dinamismo que se contrapone con la ortogonalidad del proyecto. Nos invita a movernos, a recorrerla, a descubrirla, permitiendo fragmentar y multiplicar los ángulos visuales.



El estudio de la incidencia del sol fue condicionante, tanto en la ubicación de cada ambiente como en el diseño de la volumetría, estudiando los ángulos de incidencia solar para determinar el retraimiento de las carpinterías, la presencia y dimensiones de espacios semicubiertos, como así también el comportamiento cambiante del tipo de vegetación preexistente. En invierno la captación solar por medio de las grandes aberturas permite aumentar la temperatura interna. El diseño contempla superficies vidriadas con buena aislación térmica y aberturas reducidas o nulas en las orientaciones menos favorables, como la fachada sur. Las carpinterías son de doble vidriado hermético (DVH) de aluminio anodizado de alta prestación.



Con respecto a las aislaciones se han utilizado en paredes, pisos y techos. Los contrapisos son de perlas de EPS isopor (Isocret), que además de presentar ventajas de alivianamiento estructural posee elevadas propiedades aislantes térmicas y acústicas.

La calefacción se ha resuelto por piso radiante con control automático de temperatura por termostatos de ambientes. Este sistema brinda un excelente confort y eficiencia energética al mismo tiempo que refuerza la idea de mantener los ambientes despojados y libres de obstáculos.

La ventilación cruzada y la ubicación estratégica de ventanas es otro de los recursos que se ha tenido presente en esta obra, reduciendo la humedad del ambiente y permitiendo el flujo del aire caliente hacia ventilaciones superiores.



En la cubierta de hormigón se ha proyectado la ubicación de colectores y paneles solares con la finalidad de calentar agua, Dentro del tabique de hormigón se han dejado embutidas las cañerías a tal fin que vinculan la pileta y la sala de maquinas con dichos colectores. De esta manera se pretende utilizar la energía solar para calentar el agua de la pileta y colaborar con el calentamiento de agua para consumo sanitario. Existe un innegable componente espacial-formal-dinámico. La estructura en sí misma es respuesta arquitectónica. Cumple una función determinante de espacios y sensaciones. Existe aquí una estrecha relación entre forma-estructura-materiales y arquitectura.

La casa fue proyectada para una familia conformada por un matrimonio de profesionales con dos hijos pequeños. En lo que respecta a lo funcional la obra se organiza en dos plantas claramente diferenciadas en cuanto a sus funciones: Los espacios sociales en planta baja y privados en planta alta. Dos ejes de circulación perpendiculares entre sí organizan el proyecto: uno longitudinal con dirección este-oeste, que tiende a atravesar la barrera de fresnos (parasol natural), contiene en planta baja los servicios y lugares de mayor uso cotidiano (cocina, comedor diario, expansión) y en planta alta la suite principal con sus servicios y expansión. En línea con la búsqueda proyectual, este vagón se va desmaterializando hacia el contrafrente encontrando su conexión directa con los fresnos, a tal punto de fundirse en una sola cosa. Ya no hay límites entre el afuera y el adentro. La casa y su entorno son uno. Se diluye lentamente la diferencia entre interior-exterior.

A ambos lados del eje longitudinal, a partir de una circulación con sentido norte-sur se organiza el resto del programa. En el sector sudeste se agrupan los servicios (sala de máquinas, tender, lavadero) y cochera, en el sector noroeste el estar en doble altura que expande franco a la galería contenida por el gran tabique de Hormigón visto que conforma la fachada noreste. Los espacios de expansión (parrilla-galería-terraza) conforman una “L” abierta al noroeste, que pretende abrazar al imponente marco natural. Complementando el programa se ubica al noreste un estudio en planta baja y dormitorios en planta alta.

La respuesta estructural reafirma la idea de ausencia de límites, transparencia, levitación. La estructura resistente se resuelve con hormigón armado en su totalidad quedando gran parte a la vista, tanto exterior como interior. La estructura no solo resuelve su función de sostén sino que juega un rol fundamental en la materialización de la obra, conformando fachadas, escaleras, tabiques interiores y exteriores, espacios semicubiertos y cubiertos.

 La estructura de fundación se resuelve con bases aisladas y con la particularidad de contar con sus vigas elevadas sobre el terreno natural. Esto último encuentra su fundamentación en temas técnicos que tienen que ver con el tipo de suelo. Del nivel 0.00 hacia arriba la estructura se resuelve de manera independiente con columnas, vigas cintas y losas en voladizo.

 La estructura en sí misma es respuesta arquitectónica. Cumple una función determinante de espacios y sensaciones. Existe aquí una estrecha relación entre forma-estructura-materiales y arquitectura.

Interiores y detalles



Pensado hasta el último detalle constructivo. Los espacios interiores se resuelven de manera armoniosa, utilizando colores claros y un cuidado contraste de texturas y materiales. Se ha pretendido encontrar un punto de equilibrio entre los materiales de características más rusticas, como la piedra, y el hormigón, y aquellos materiales de terminaciones pulidas como porcelanatos, Silestone, madera laqueada, etc. En lo que respecta al color, absolutamente todos los muros de la casa son blancos, al igual que los cielorrasos de yeso y las puertas interiores. Siendo éstas de madera laqueada, con la particularidad de ser pivotantes sin marcos y sin dinteles, reforzando la idea de fluidez espacial.





-El estar está concebido como corazón de la casa. Es el ambiente que vincula a través de su doble altura, los dos niveles de la vivienda. Esta lectura espacial se traduce en las fachadas mediante la presencia del singular plano de hormigón materializado en forma de L invertida, (tabique y losa) que de diferentes formas siempre aparece, En el contrafrente componiendo la galería recurriendo a llenos y vacíos formales. En la fachada lateral noreste es irrumpido por el volumen blanco y vidriado del estar. En el frente y fachada sudoeste se expresa tomando la mayor altura y despegándose del resto de los volúmenes. Casi escultural y soberbio, como haciendo alarde de su independencia estructural y su protagonismo formal. En el interior aparece también en su estado natural, “sin maquillaje” Es la cubierta de la casa y de ella se suspenden “las gotas” (elementos de iluminación) que dominan internamente la doble altura y los cielorrasos colgados que ambientan los dormitorios de los niños.



Ficha Técnica


Ubicación: Club de Campo Grand Bell. Lote 16. City Bell. La Plata
Proyecto y Dirección Técnica: Estudio Amado, Arqs. Ana Paula Amado – Miguel Ángel Menno Ejecución: Crearq Construcciones srl
Memoria de la obra: Arq. Ana Paula Amado

Para más información visitar:
http://estudioamado.com/

1 comentarios:

Anónimo dijo...

Arquitectura para ricos. MAL

Publicar un comentario en la entrada

ARTÍCULOS MÁS VISTOS